Implantología / cirugía asistida por ordenador

Los implantes dentales son fijaciones de titanio que se colocan en el hueso de la mandíbula o maxilar a modo de raíz artificial sobre la que después se fabrican y colocan prótesis dentales que sustituirán las piezas ausentes recuperando la anatomía, función y estética perdidas.
En clínica Abecedent disponemos de la más actualizada tecnología que nos permite abordar casos de todo tipo a nivel implantológico. La base de cualquier tratamiento es un correcto diagnóstico y planificación del caso. Existen multitud de variables a tener en cuenta, pero de forma generalizada podemos establecer que el tratamiento implantológico tiene tres fases.

La primera es la propia intervención donde se colocan los implantes que van a ser las futuras raíces de nuestras nuevas piezas dentales. Es una intervención no dolorosa y bajo anestesia local, tras la cual debemos esperar en torno a tres meses a que se produzca la osteointegración.

Pasado ese tiempo y una vez que se ha confirmado la estabilidad y calidad de la integración del implante en el hueso, se pasa a la fase protésica donde fabricamos la prótesis que va a sustituir las piezas dentales ausentes recuperando la anatomía, función y estética perdidas. Existen diferentes tipos de soluciones protésicas a nivel de implantes, prótesis fijas, atornilladas o cementadas o incluso prótesis removible, dependiendo del objetivo a cumplir, nuestros especialistas se encargarán de darle la solución más adecuada  para su caso.

Por último y, no menos importante, tenemos la fase de mantenimiento. Las soluciones implantológicas están pensadas para ser operativas durante muchos años, pero su durabilidad y estabilidad depende directamente del buen mantenimiento de las mismas. Dependiendo de cada caso se establecerá un plan personalizado de mantenimiento que logrará que el paciente disfrute de su tratamiento implantológico como el primer día.

Dependiendo de la complejidad de su caso pueden ser necesarios o aconsejables tratamientos complementarios como puede ser la regeneración de hueso en casos de escasez natural en la zona a intervenir o cirugías de tejidos blandos para mejorar la fase protésica y conseguir resultados más estéticos o incluso modificación de los tiempos habituales de espera en la cicatrización de los implantes con técnicas de carga inmediata para mejorar el confort del paciente durante el tratamiento de reposición de la pieza o piezas ausentes.