Endondoncia

La endodoncia es la especialidad de la odontología que trata aquellos problemas que competen al complejo vasculonervioso de los dientes (inflamación o necrosis) principalmente por caries, aunque también pueden relacionarse con traumatismos, erosiones dentales o desgaste prematuro asociado al bruxismo.
El objetivo de la endodoncia es poder conservar el diente dañado, así como los tejidos que lo rodean (hueso y encía) de manera funcional, cuando la alternativa a sería la pérdida del diente.
Para ello se realiza el tratamiento normalmente bajo anestesia dental y a través de un acceso mínimo en la estructura del diente afectado, por el que conseguimos la limpieza, desinfección y sellado del canal nervioso.
 
No todos los dientes tienen la misma estructura interna ni el mismo número de canales nerviosos, pero en general los dientes suelen tener una estructura más compleja cuanto mayor es el número de raíces que tiene, lo que afecta directamente a la dificultad de la endodoncia.
 
Este es un tratamiento que requiere de control radiográfico para verificar su correcto desarrollo y suele ir asociado a una segunda fase de tratamiento restaurador de la estructura dental afectada.
 
Aunque en muchos casos el paciente que se somete a este tratamiento suele haber padecido de dolor dental de diferente intensidad, no siempre existe ese padecimiento previo a la necesidad del tratamiento y en ocasiones piezas dentales que no han causado dolor dental aparente deben ser endodonciadas para poder ser preservadas en condiciones adecuadas y para que no produzcan síntomas tiempo después.